Comparativa entre técnicas capilares

Para ser exactos, usamos el término original erróneamente. Un implante capilar no equivale a un cabello, ni tan siquiera “nos ponemos implantes”. Las palabras implante capilar, injerto capilar, microtrasplante, microimplante, etc…, en realidad deberían hacer referencia tan sólo al TIPO DE OPERACIÓN, no a la cantidad de cabello implantado; aunque hoy en día se ha aceptado comúnmente esta manera coloquial de hablar. Aún así, es necesario hacer una importante aclaración al respecto:

Los cabellos humanos no siempre crecen aislados sino que lo hacen en grupos de 1, 2, 3 y 4 cabellos como máximo, y es a esto lo que llamamos UNIDADES FOLICULARES. De media, cada unidad folicular podemos asumir que equivale a unos 2,2 cabellos.

*Así pues en una operación de implantes capilares lo que trasplantamos en realidad son unidades foliculares.

zona donante y receptora

Lo primero que hay que tener en cuenta es que una intervención de implantes capilares no aumentará la cantidad de cabellos que usted tiene sino que los va a redistribuir, es decir, los obtendrá de su zona donante (normalmente la zona occipital) y los implantará en su zona receptora.

Estos cabellos (mejor dicho, folículos, como hemos explicado en el apartado anterior) están programados genéticamente para crecer toda la vida.

Porque implantamos unidades foliculares y para hacerlo de una en una necesitamos un microscopio binocular estereoscópico.

Sin apoyo óptico es difícil extraer una única unidad folícular y mucho más complicado aún discernir cuántos cabellos forman cada una. Antiguamente (y aún hoy en día en algunas “clínicas capilares”) se obtenían las unidades foliculares a simple vista con lo que se menudo se extraían varias de vez sin ningún tipo de precisión y además muchas de ellas resultaban dañadas.

Al implantarlas en la zona receptora existía una gran pérdida de eficiencia ya que en el punto en el que debía haber estado una única unidad folicular acababan comprimiendo varias, algunas también en mal estado, y se producía el famoso efecto pelo de muñeca.

En la clínica CFS Barcelona utilizamos microscopios binoculares estereoscópicos, preservando completamente las unidades foliculares durante el corte, completamente aisladas, clasificadas por número de cabellos que las integran y aprovechando cerca del 100% de los injertos.

Básicamente dos, la técnica FUSS y la técnica FUE, ésta última más moderna y que la podemos dividir en técnica FUE SAV (sin afeitado visible) y la técnica FUE New Dense. La FUE SAV se puede utilizar para pocas cantidades de implantes, hasta 1.500 u.f. (es decir 3.300 cabellos, recordemos su equivalencia de 2,2 cabellos por u.f) y bajo ciertas condiciones de calidad de la zona donante. LA FUE New Dense en cambio, permite muchos más implantes y se realiza en un sólo día, pero en contrapartida es necesario rapar la cabeza.

En esta sección simplemente vamos a enumerar las diferencias básicas entre las tres técnicas aunque cada una de ellas está desarrollada en sus correspondientes apartados y en nuestro blog hay multitud de artículos y fotografías para complementar la información.

Principales características entre técnicas de implante capilar.

  • Hasta 4.000 unidades foliculares en un dia (¡8.800 cabellos!, record europeo hasta el momento)
  • No deja cicatriz.
  • Es necesario rasurar la cabeza.
  • Rápida recuperación ya que no es una intervención quirúrgica.
  • Al emplear menos tiempo su precio puede disminuir a la mitad.
  • Para intervenciones de pocos implantes capilares, hasta 1.500 (3.300 cabellos)
  • No es necesario afeitar la cabeza.
  • Intervenciones algo más largas debido a su minuciosidad.
  • Para grandes calvicies.
  • Es una técnica más antigua pero muy rápida y económica.
  • Se extrae una banda de cuero cabelludo de la zona de la nuca y precisa sutura posterior.
  • Se trata de una operación quirúrgica menor.
  • Cada vez se va utilizando menos en favor a las técnicas FUE.