Técnica FUE sav

Las siglas de la técnica FUE significan Folicular Unit Extract (extracción de la unidad folicular). También se le conoce como Técnica de Extracción Directa. A diferencia de la técnica FUSS, no es una intervención quirúrgica porque no se extrae una banda de piel con un bisturí sino que realiza la extracción directamente de la zona donante.

Nosotros la llamamos Técnica FUE SAV (sin afeitado visible) por esa misma razón, no necesita rapar la cabeza, no hay cicatriz resultante y la diferenciamos de la técnica FUE New Dense, explicada con detalle en su sección.

La técnica FUE SAV es la precursora de la técnica FUE New Dense y es muy minuciosa y delicada, con lo que nos limitamos a intervenciones pequeñas, de hasta 1.500 implantes capilares (3.300 cabellos) por sesión. Es por ello que el precio se eleva en comparación con la técnica FUSS, ya que para implantar la misma cantidad de cabellos necesitamos más sesiones. Es una muy buena opción si la cantidad de implantes capilares es pequeña, ya que nos evitamos las incomodidades de una operación quirúrgica.

UNA INTERVENCIÓN FUE SAV EXPLICADA PASO A PASO

Con un bisturí cilíndrico, el cirujano extrae directamente del cuero cabelludo (zona donante) cada unidad folicular de uno, dos, tres o cuatro cabellos. No queda cicatriz alguna ya que el diámetro de este tipo de bisturí es inferior a un milímetro.

Al mismo tiempo, el equipo médico va clasificando los implantes (unidades foliculares) por número de cabellos que los forman y los preservan en suero fisiológico porque en la misma sesión el cirujano los implantará.

Tan pronto se han extraído los implantes que se requerían para el tipo de caso del paciente, se vuelven a implantar en la zona receptora. El proceso es realmente simple, sin embargo la minuciosidad es extrema.

Cinco minutos después, la zona donante presenta un aspecto totalmente normal y el paciente puede irse a casa y seguir con sus actividades habituales.